Aprovecha la comida de Navidad para el menu de la semana

Seguro que estos días, todos nos hemos pasado comiendo… ¡Pero es que estaba todo tan rico! Gambones a la plancha, carne al horno, pescada en salsa, mariscos, jamón de la tierra… Y un sin fin, que completan un lista que provoca el salivar, solo con pensar en dichos manjares. Pues si, somos muy exagerados con la comida los extremeños, pero en nuestra casa, que nadie pase hambre y menos estas fechas que nos gusta lucirnos para nuestra familia y seres queridos.

El “problema” viene después… ¿Qué hacemos con tantas sobras de nuestro Menú de Navidad , ya sean cantidades pequeñas o grandes, de ricos platos que hemos preparado con mucho cariño horas antes?

Tranquilos, a la basura sólo el papel y el vidrio. Para el resto hay que buscar una solución.

– Si ha sobrado una cantidad considerable de algo que has cocinado un día o dos antes, no lo tires. Mezclalo con algún otro alimento para añadir un toque variable a tu plato. Muy importante que añadas algún alimento con el que combine bien, no todas las mezclas son buenas.

– Te ha sobrado un montón de comida de tu plato principal, porque con los entrantes, la familia no quiso comer el plato principal. No cunda el pánico: separa en tupers y congela para dentro de unos días. Un consejo muy práctico, que además de hacerte ahorrar dinero, te ahorrará tiempo.

– Si conoces a algún vecino o indigente, seguro que agradece mucho tus manjares. O si vas a visitar a tu tía, primos o cualquier amigo, colabora con alguno de tus platos preparados. Cualquier opción es buena antes que el cubo de la basura.

– También puede ser que te haya sobrado cantidades muy pequeñas, pero que te da pena tirar. Tienes dos opciones: prapara un pastel de pan de molde con todas las sobras (seguro que la mezcla queda de escándalo y puedes añadir cualquier ingrediente que combine bien) o úsalo como acompañamiento de otro plato principal.

– Para los mariscos que te hayan sobrado, puede preparar una ensalada de hortalizas y trocear las gambas. Aportarán un toque riquísimo.

– Si las sobras son de carne, siempre puedes reutilizarlas para algún relleno: como pimientos rellenos o pastel con papas.

– Y si te ha sobrado pescado, puedes elaborar una sopa con los restos o alguna salsa o puré para acompañar conchas de hojaldre, por ejemplo.

Como véis, consiste en utilizar un poco la imaginación y el buen gusto a la hora de combinar. Pero no tiréis nada que esté buen estado a la basura. Recuerda de ahorrarás dinero y mucho tiempo.

¡’Bon appetit!

Send a Comment

Your email address will not be published.