El rabo de toro es un plato típico de la cocina andaluza, en concreto de la cordobesa. Yo sin embargo es un plato que he comido varias veces en Madrid. Un guiso contundente y sabroso, de esos que te recuerdan  la cocina tradicional de la abuelas…. A mi padre le encantaba este plato y muchas veces lo pedía en cuánto lo encontraba en las cartas de los restaurantes. La manera de hacerlo es sencilla pero requiere cómo en todos estos guisos, mucho tiempo para que estén muy ricos y sabrosos.

Necesitamos poner en la cazuela aceite de oliva virgen de muy buena calidad, dejamos que esta se caliente y salpimentamos la carne, previamente los hemos pasado por harina. Lo freiremos y lo apartamos en otro recipiente.

A continuación utilizamos este aceite para rehogar verdura, lo que más nos gusta, cebolla, puerros, ….y le añadimos el rabo de toro que teníamos apartado. Minutos más tarde lo acompañamos con más verdura, pimiento rojo y verde, zanahoria y tomate.

Podemos darle un poquito de vida con dos cucharaditas de brandi, y vino tinto a ser posible que sea un vino de una calidad media.

Tres horas después a fuego lento tendremos un guiso de rabo de toro riquísimo, la carne debe de despegarse del hueso. Este es el truco para saber que ya está preparado para comerse.

Cáceres se viste de nuevo de gala con la “Corrida Goyesca” de este fin de semana en nuestro coso.

Nuestro menú de degustación gastrotaurino está ya en el horno.¡Os esperamos!