Tomates de temporada ¡todo el año!

Cómo deshidratar tomates

La temporada de tomates está a la vuelta de la esquina y este año, vamos a aprovechar los excedentes, ¿cómo? Deshidratándolos, así que vamos a aprender cómo deshidratar tomates para envasarlos.

El tomate, rico en vitaminas, agua, antioxidantes y minerales entre otros, es un gran aliado en la cocina para multitud de platos, sean fríos o calientes, como ensaladas, tomates al horno, salsas, sopas, etc. y un gran ingrediente tanto de acompañamiento como de plato principal. Por lo tanto, es un alimento básico en la cocina mediterránea. Por ello, vamos a aprender a cómo deshidratar tomates, una técnica sencilla y práctica con la que cocinar platos exquisitos y disfrutar de tomates de temporada todo el año.

Conozcamos en primer lugar las claves para su preparación:

En primer lugar, debemos elegir si preferimos secarlos al sol o al horno. En cualquiera de los dos casos, vamos a lavarlos bien y secarlos con un paño. Los siguientes pasos son:

  • Cortar los tomates. Limpios y secos, cortarlos. Si son grandes en cuatro partes y si son cherry a la mitad.
  • Condimentar. En primer lugar echarle sal fina por todas las caras del tomate pero sin pasarnos. Incluso podemos también añadir algunas especias. El romero, la albahaca, el tomillo y el oréganos, las más recomendadas para el tomate.
  • Poner los trozos en una rejilla para que tengan aire por todos lados y apoyados sobre la parte de la piel.

Si decidimos deshidratarlos al sol, debemos escoger aquel lugar donde dé más tiempo el sol y en zonas que no llueva mucho. Podremos la rejilla sobre vasos o cualquier elemento que lo separe un poco de la mesa o el suelo para que le dé aire por debajo y lo cubriremos con un tul para evitar los insectos, asegurándonos que esté bien sujeta para que no se vuele con el viento. Durante la noche, es importante guardarlos para evitar que se humedezcan con el rocío. Este proceso durará unas 2-3 semanas. Cuando el tomate adquiere un color rojo intenso y ya no está pegajoso, nuestros tomates estarán perfectamente deshidratados.

En cambio, si preferimos hacerlo al horno, tendremos tomates deshidratados mucho antes. Debemos precalentar el horno a 50ºC- 60ºC y después introducir la rejilla con los tomates deshidratados. La duración dependerá del tamaño y la cantidad de tomates que tengamos en la rejilla, pero oscila entre las 4 y 10 horas. Y, al igual que en el proceso anterior, sabremos que están listos cuando adquieran un color rojo oscuro, estén endurecidos y dejen de estar pegajosos.

Una vez terminado, podemos consumirlos inmediatamente o dejarlo en el frigorífico varios. Lo ideal es conservarlos en botes de cristal con aceite de oliva y si queremos tenerlos todo el año, envasarlos al vacío al baño María.

Así que este año, prepárate para tomar tomates de temporada todo el año.

Send a Comment

Your email address will not be published.