Los primeros espárragos de temporada anuncian la primavera

espárragos de temporada

Sabemos que los productos de temporada son los más sabrosos, ecológicos y económicos y ahora le toca el turno al espárrago. Cierto es que con los invernaderos podemos disfrutar de ellos todo el año, pero nada mejor que disfrutar de unos espárragos de temporada para degustar platos exquisitos, que justo es ahora en abril y mayo.
Los espárragos frescos están formados principalmente por agua y son muy ricos en vitaminas C, E, A, B1, B2, B3, B6, además de folatos y provitamina A.

Esto quiere decir que si queremos mejorar nuestros sistema inmunológico, mejorar la producción de colágeno, glóbulos rojos, huesos y dientes, o incluso mejorar la absorción de hierro de los alimentos y aumentar la resistencia frente a las infecciones entre otras muchas acciones, no te lo pienses ¡introduce los espárragos en tu dieta!

Por otra parte, nos encontramos con dos variedades, el espárrago blanco y el verde.

El blanco crece bajo tierra, sin luz solar y el cuál o desarrolla la clorofila que es la responsable de teñir de verde a los vegetales. Mientras tanto, el verde, también llamado triguero, sí está en contacto con el sol y es muy valorado en temporada por su gran sabor. Es muy versátil en la cocina y se hacen grandes platos, como el rico Revuelto de Espárragos Trigueros que puedes degustar en Eustaquio Blanco.

Como curiosidad, éstos se clasifican según su calibre, en:

  • Extra grueso: su grosor varía entre los 14 y 19 milímetros.
  • Grueso: de 11 a 14 milímetros de grosor.
  • Medio: de 9 a 11 milímetros de grosor.
  • Delgado: menos de 9 milímetros.

Y su categoría según otras características como turbidez, color o uniformidad. Por lo que los espárragos se clasifican en Extra, Primera y Segunda.

Los espárragos son alimentos de temporada y su selección y conservación es muy importante. Se escogen los de puntas cerradas, tallos rectos y con un color uniforme sin golpes ni magulladuras. Para conservarlos frescos con el máximo de sus propiedades se envuelven en un paño húmedo y se meten en el frigorífico máximo 3 semanas. En el caso de utilizar una bolsa de plástico, sólo durarían dos o tres días. Pero lo ideal es consumirlos cuanto antes porque se van endureciendo.

De cualquier modo, los espárragos son alimentos de temporada ahora en abril y no sólo anuncian la entrada de la primavera, sino que además, gracias a las lluvias, esta temporada promete, así que disfruta de un buen plato de espárragos.

¡Buen provecho!

 

 

Send a Comment

Your email address will not be published.