Parece un tan sencillo abrir la botella y poder disfrutar de este líquido, que pocas son las veces que nos paramos a pensar el proceso que necesitan ciertos alimentos para llegar a nuestra mesa, de una manera tan sencilla como es comprando en cualquier supermercado o a un solo clic con la ayuda de Internet.

Vamos a resumir el proceso de elaboración para la obtención del aceite de oliva, como si de un cuento mágico de transformación se tratase:

  • Una vez se ha recolectado la aceituna, el agricultor la lleva a la almazara en un tractor, donde se recepciona a través de un recipiente denominado ‘tolva’, para ser pesada y que permite separar distintas calidades de fruto: aceituna de suelo, aceituna de árbol, aceituna de Denominación de Origen, etc.
  • Seguidamente la aceituna se deposita en unas cintas transportadoras en las que se limpia de polvo y hojas procediendo a continuación su molienda en un ‘molino de martillos’ de acero inoxidable y cerrado herméticamente.
  • Una vez molida, la masa obtenida se deposita en una maquina batidora.
  • Posteriormente, por diferencia de densidades se procede a la separación de la masa en dos pasos:
    Sólido – Líquida. Se realiza la separación de la parte propiamente líquida de la aceituna: agua de vegetación 60% y aceite, de la parte sólida en una maquina denominada ‘Centrifuga Horizontal’
    Líquida – Líquida. Se separa el agua de vegetación del aceite propiamente dicho en una máquina denominada ‘Centrifuga Vertical’.
  • Obtenido ya el aceite de oliva virgen se vierte en unos envases de acero inoxidable denominados depósitos y se almacenará en las bodegas de aceite.

Ahora vamos a hablar de nuestro Aceite de Oliva virgen extra, Denominación de Origen obtenido exclusivamente a partir de aceitunas de la variedad Manzanilla Cacereña, que se produce en un total de 30,000 hectáreas formadas por Sierra de Gata, Ambroz, Jerte, Las Hurdes, La Vera y Tierras de Trasierra de Granadilla Son aceites obtenidos de aceitunas recolectadas utilizando el método de “ordeño”, es decir, se recoge directamente del árbol.

Y comienza la liturgia familiar, de cada fría Navidad: varear, barrer, pasar por el pájaro, coger a mano, cargar los sacos al tractor y llevar a la almazara para que la aceituna se convierta en ACEITE de oliva.
Pero el Aceite Gata-Hurdes ha conseguido conjugar aromas pronunciados de plátano, manzana y hierba recién cortada. También puede ser de color verdoso cuando se obtiene de aceitunas recolectadas antes o durante el período en que están cambiando de color de verde a oscuro.
Para rozar el cielo, si pones un chorro de aceite de oliva virgen extra en una tostada extremeña, con o sin jamón, al gusto del consumidor o en la típica tostada de aceite y azúcar que nos mencionan nuestros abuelos. También casa bien en una ensalada de verano, en un escabeche de pescado o en ensaladas de pasta, entre otros muchos platos.

Este mes disfruta del oro liquido de Gata-Hurdes en Cáceres, Capital del Gastronomía 2015.

No sabemos tu que harás, pero nosotros vamos a prepararnos ya mismo una tostada con aceite de oliva virgen extra.