¡Nada mejor en verano, que un gazpacho fresquito!

gazpacho

 

Esa sensación de tomar un vaso de gazpacho fresquito, notar como baja por la garganta y que tu cuerpo reaccione positivamente, notando el chute de vitaminas, ¿conoces esa sensación?

Hoy el protagonista de verano es el gazpacho y los beneficios que aporta, como buen símbolo de la dieta mediterránea, forma uno de los platos más internacionales de la gastronomía española. Eso sí, como el de casa, ninguno. Uno de sus ingredientes estrella, es el aceite de oliva virgen extra, Denominación de Origen de la provincia de Cáceres.
El gazpacho aumenta las defensas. Uno de los ingredientes del gazpacho es el ajo, aunque en su sabor casi no se aprecie y a la vista no se vea, está ahí. El ajo actúa como un antibiótico natural que ayuda a incrementar las defensas del organismo contra bacterias y virus.

Las propiedades antioxidantes del gazpacho como el licopeno del tomate y la Vitamina C, reducen la acción de los radicales libres. El gazpacho es la fórmula más sabrosa contra las arrugas y manchas en la piel ocasionadas por el envejecimiento, en resumen: relentiza el envejecimiento.

Además, prolonga el bronceado, ya que el gazpacho está elaborado con ingredientes naturales que contienen carotenos y activan la melanina de la piel, y proporciona un color saludable a nuestra piel los meses de verano.

Evita la hipertensión arterial que si no se trata a tiempo puede provocar infartos de miocardio, ictus e insuficiencia renal. El gazpacho tiene cierto efecto vasodilatador lo que permite controlar la presión arterial. Nada mejor que la medicina natural…

El gazpacho es un plato nutritivo y bajo en calorías, además sacia el hambre y es rico en fibra lo que mejora el tránsito intestinal favoreciendo la eliminación de toxinas, por lo tanto ayuda a adelgazar y a ayudarnos con la operación bikini.

Aunque parezca un tanto rara la comparación, el gazpacho es una bebida isotónica, ya que contiene minerales como el fósforo, hierro, calcio, magnesio, zinc, cobre, potasio y sodio.  Al estar bien hidratados aliviamos la fatiga, ayudamos a la digestión y mejoramos el rendimiento de nuestro cuerpo, cuando estamos expuestos a las altar temperaturas de verano.

Send a Comment

Your email address will not be published.