Las judias verdes, 100% natural

Siempre que pruebo  judías verdes me recuerdo a mi misma de pequeña, delante de este plato durante horas y horas sin poder comerlo. Ahora sin embargo, es un plato que me encanta y que me parece apetecible sea cuál sea la estación del año en la que nos encontremos. En verano utilizando las judías  junto con otras verduras, cómo la zanahoria y la cebolla en ensalada tibia, bien aliñada con aceite de Oliva virgen,  sal y pimienta; y ahora en el otoño, haciendo un buen guiso de judías y patatas.

Las judías verdes tal cuál  son fáciles de preparar y son muy agradecidas: les quitamos las hebras y las puntas si son de tamaño mediano o grande. Si son pequeñas no hace falta hacer esto.

Se dejarán en agua fría hasta el momento de cocerlas con bastante agua, y sal. Miramos el momento en el que el agua empiece a hervir y las dejamos cocer unos minutos. Os recomiendo acortar el tiempo de cocción para que queden más sabrosas.

Podéis también hacerlas al vapor que están muy ricas también y luego ponerlas en un colador y refrescarlas con agua fría. También se pueden colocar en un recipiente y apoyarlo en hielo para que mantengan su color verde intenso.

Os recomiendo guardar un poco de agua de cocción para utilizarla en los guisos preparados con verduras siempre nos dará un sabor más auténtico.


Experiencias gastronómicas en la región,…Sierra de Fuentes

Moverse por los pueblos de Extremadura es un placer. Este fin de semana estuve cómo todos los años en Sierra de Fuentes en los «medievales».
Todo el pueblo volcado en un fin de semana en donde sus habitantes se visten de «gala» atrezados con trajes de época: Puestos de artesanía, regalos, telas, y sobre todo de comidas, ocupan las dos calles màs importantes de este pequeño municipio a pocos kilómetros de Càceres. El ambiente festivo que se respira es genial y distendido.
Da gusto probar los guisos, tapas que allí se ofrecen al turista y sobre todo degustar los pasteles y dulces que venden en los puestos todos realizados por las mujeres del pueblo….perrunillas, pastas, magdalenas caseras, roscas y sobre todo unos huesos de santo que son imposibles de mejorar.
Foto de Yolanda Blanco
Foto de Yolanda Blanco
Toda esta pastelería tradicional extremeña que se conserva generación tras generación, con recetas ancestrales que se enseñan de madres a hijas, y que normalmente en los pueblos se realizan por las mujeres de la familia en eventos importantes:bodas, bautizos, ….para agasajar a los invitados a las ceremonias.
Ojalá tengamos la suerte de conservar durante mucho tiempo una tradición de gran arraigo en Extremadura, y que permite mantener vivas las recetas de la abuela.
¿Cuál es el dulce tradicional de tu familia? 

El ibérico: un mundo donde disfrutar

Para comenzar bien en la mesa no hay nada mejor que abrir boca con alguno de los excelentes productos de nuestra tierra: nuestro surtido de ibéricos hacen las delicias de aquellos que quieren degustar un buen jamón, un buen chorizo ibérico y un buen lomo. todos con la denominación dehesa de Extremadura, de una gran calidad y con la garantía de la denominación de origen protegida.
Pasear por la dehesa extremeña es gastronómicamente un placer. En el recuerdo siempre las encinas, las bellotas y los cerdos que libremente habitan por nuestras tierras y que sin duda darán ibéricos de gran calidad como estos que tenemos en nuestro plato.
Una selección cómo esta es una buena presentación para nuestra comida y si hacemos un maridaje de ibéricos con un buen vino de nuestra tierra es perfecto. Os recomendamos caldos cómo alguno de las bodegas Pago de los balancines y Habla. Lo mejor son vinos jóvenes o de crianza que no compiten con el sabor d los ibéricos sino que lo levantan.

¡Con la mesa puesta!

Aquí tenemos una de las mesas del restaurante, perfectamente preparada para tí.

Algunas veces me preguntan por el protocolo de poner la mesa, algo que hacemos todos los días, y con las prisas muy a menudo lo hacemos mal.
Os escribo sólo tres reglas básicas para poner una mesa correctamente. La primera, los cubiertos se ponen siempre en el orden inverso a su uso, por eso a veces vemos los cubiertos especiales para el pescado que están justo al lado de los platos, y más alejados los de la carne. El cuchillo y la cuchara a la derecha y el tenedor a la izquierda.
Segundo, el pan, siempre a ser posible con un pequeño plato en la parte superior izda y el vaso o copa en la parte superior derecha.
Si queréis poner un recipiente para una flor este no debe ser muy alto para que no obstaculice la visión del comensal.
Por último, los platos: a ser posible poner bajo plato para no manchar el mantel, también da más presencia a la mesa cómo podéis comprobar. Encima de este el plato hondo, si lo primero que se va a servir es un plato de cuchara pero los platos se irán poniendo según se necesiten.

Animaros a cuidar hasta el último detalle de vuestra mesa, sobre todo esos días en los que hay algo que celebrar. Seréis unos anfitriones perfectos.
¡Os esperamos en el Restaurante Eustaquio Blanco! Por supuesto, con la mesa puesta.