Los primeros espárragos de temporada anuncian la primavera

espárragos de temporada

Sabemos que los productos de temporada son los más sabrosos, ecológicos y económicos y ahora le toca el turno al espárrago. Cierto es que con los invernaderos podemos disfrutar de ellos todo el año, pero nada mejor que disfrutar de unos espárragos de temporada para degustar platos exquisitos, que justo es ahora en abril y mayo.
Los espárragos frescos están formados principalmente por agua y son muy ricos en vitaminas C, E, A, B1, B2, B3, B6, además de folatos y provitamina A.

Esto quiere decir que si queremos mejorar nuestros sistema inmunológico, mejorar la producción de colágeno, glóbulos rojos, huesos y dientes, o incluso mejorar la absorción de hierro de los alimentos y aumentar la resistencia frente a las infecciones entre otras muchas acciones, no te lo pienses ¡introduce los espárragos en tu dieta!

Por otra parte, nos encontramos con dos variedades, el espárrago blanco y el verde.

El blanco crece bajo tierra, sin luz solar y el cuál o desarrolla la clorofila que es la responsable de teñir de verde a los vegetales. Mientras tanto, el verde, también llamado triguero, sí está en contacto con el sol y es muy valorado en temporada por su gran sabor. Es muy versátil en la cocina y se hacen grandes platos, como el rico Revuelto de Espárragos Trigueros que puedes degustar en Eustaquio Blanco.

Como curiosidad, éstos se clasifican según su calibre, en:

  • Extra grueso: su grosor varía entre los 14 y 19 milímetros.
  • Grueso: de 11 a 14 milímetros de grosor.
  • Medio: de 9 a 11 milímetros de grosor.
  • Delgado: menos de 9 milímetros.

Y su categoría según otras características como turbidez, color o uniformidad. Por lo que los espárragos se clasifican en Extra, Primera y Segunda.

Los espárragos son alimentos de temporada y su selección y conservación es muy importante. Se escogen los de puntas cerradas, tallos rectos y con un color uniforme sin golpes ni magulladuras. Para conservarlos frescos con el máximo de sus propiedades se envuelven en un paño húmedo y se meten en el frigorífico máximo 3 semanas. En el caso de utilizar una bolsa de plástico, sólo durarían dos o tres días. Pero lo ideal es consumirlos cuanto antes porque se van endureciendo.

De cualquier modo, los espárragos son alimentos de temporada ahora en abril y no sólo anuncian la entrada de la primavera, sino que además, gracias a las lluvias, esta temporada promete, así que disfruta de un buen plato de espárragos.

¡Buen provecho!

 

 


Tomates de temporada ¡todo el año!

Cómo deshidratar tomates

La temporada de tomates está a la vuelta de la esquina y este año, vamos a aprovechar los excedentes, ¿cómo? Deshidratándolos, así que vamos a aprender cómo deshidratar tomates para envasarlos.

El tomate, rico en vitaminas, agua, antioxidantes y minerales entre otros, es un gran aliado en la cocina para multitud de platos, sean fríos o calientes, como ensaladas, tomates al horno, salsas, sopas, etc. y un gran ingrediente tanto de acompañamiento como de plato principal. Por lo tanto, es un alimento básico en la cocina mediterránea. Por ello, vamos a aprender a cómo deshidratar tomates, una técnica sencilla y práctica con la que cocinar platos exquisitos y disfrutar de tomates de temporada todo el año.

Conozcamos en primer lugar las claves para su preparación:

En primer lugar, debemos elegir si preferimos secarlos al sol o al horno. En cualquiera de los dos casos, vamos a lavarlos bien y secarlos con un paño. Los siguientes pasos son:

  • Cortar los tomates. Limpios y secos, cortarlos. Si son grandes en cuatro partes y si son cherry a la mitad.
  • Condimentar. En primer lugar echarle sal fina por todas las caras del tomate pero sin pasarnos. Incluso podemos también añadir algunas especias. El romero, la albahaca, el tomillo y el oréganos, las más recomendadas para el tomate.
  • Poner los trozos en una rejilla para que tengan aire por todos lados y apoyados sobre la parte de la piel.

Si decidimos deshidratarlos al sol, debemos escoger aquel lugar donde dé más tiempo el sol y en zonas que no llueva mucho. Podremos la rejilla sobre vasos o cualquier elemento que lo separe un poco de la mesa o el suelo para que le dé aire por debajo y lo cubriremos con un tul para evitar los insectos, asegurándonos que esté bien sujeta para que no se vuele con el viento. Durante la noche, es importante guardarlos para evitar que se humedezcan con el rocío. Este proceso durará unas 2-3 semanas. Cuando el tomate adquiere un color rojo intenso y ya no está pegajoso, nuestros tomates estarán perfectamente deshidratados.

En cambio, si preferimos hacerlo al horno, tendremos tomates deshidratados mucho antes. Debemos precalentar el horno a 50ºC- 60ºC y después introducir la rejilla con los tomates deshidratados. La duración dependerá del tamaño y la cantidad de tomates que tengamos en la rejilla, pero oscila entre las 4 y 10 horas. Y, al igual que en el proceso anterior, sabremos que están listos cuando adquieran un color rojo oscuro, estén endurecidos y dejen de estar pegajosos.

Una vez terminado, podemos consumirlos inmediatamente o dejarlo en el frigorífico varios. Lo ideal es conservarlos en botes de cristal con aceite de oliva y si queremos tenerlos todo el año, envasarlos al vacío al baño María.

Así que este año, prepárate para tomar tomates de temporada todo el año.


Las fresas, la alegría de la huerta en primavera

La fresa, fruta de temporada

Ya están los supermercados cargados con las mejores fresas. Siempre hablamos de la importancia de consumir productos de temporada, y ahora le toca el turno a la fresa, fruta de temporada. Tiene una gran popularidad porque es muy sabrosa y nutritiva y en la cocina, es muy versátil; se pueden hacer desde ceviches, batidos, tartas, helado, gazpacho, vinagretas… y las combinaciones con otros alimentos son infinitas.

Además, tiene grandes propiedades nutricionales, de hecho:

  • Son ricas en Vitamina C y en antioxidantes como la Vitamina E y flavonoides, que retrasan el envejecimiento y evitan las infecciones.
  • Protegen de enfermedades cardiovasculares gracias a sus polifenoles.
  • Eliminan líquidos dado su alto contenido en potasio y muy bajo en sodio.
  • Y muy recomendable para embarazadas, porque su alto contenido en ácido fólico evita malformaciones.
  • Además, es recomendada para diabéticos porque los azúcares que contienen son totalmente tolerados por ellos.

Para que nos hagamos una idea, 200 gramos de fresas contienen:

  • Un total de 66 calorías.
  • 207% de vitamina C.
  • 17% de hierro.
  • 7% de vitamina B6.
  • 15% de ácido fólico
  • 8% de manganeso.

A la hora de comprar las fresas en el supermercado, tenemos que recordar que es una fruta altamente perecedera, por lo que hay que escogerlas con el grado de maduración adecuado para que nos duren en casa. Y por supuesto, deben tener los tallos intactos, y no debemos retirarlos hasta que no vayamos a comerlas, porque son su mejor conservante.

Una vez las tengamos en casa, lo mejor es guardarlas en el frigorífico, pues el lugar ideal es un lugar fresco, oscuro y ventilado, donde nos pueden durar hasta cinco o seis días.

Así que, además de carnosas y refrescantes, son muy apetecibles durante la primavera y el verano. Además, nos hidratan y nutren y contienen pocas calorías. Por lo tanto, ya sabes, esta primavera ¡a comer fresas!


El queso de los Ibores, protagonista de la DO de Abril en Cáceres

queso de los ibores

 

El queso de los Ibores es DO del mes de Abril, tomando así el testigo de la miel de las Villuercas, DO del mes de marzo en el programa de Cáceres Capital Gastronómica 2015, en el que se rinde homenaje mensualmente a uno de nuestros productos de la tierra más destacados con Denominación de Origen.

Por lo tanto, durante todo el mes podremos disfrutar de multitud de actos orientados a conocer un poco más este manjar extremeño y por qué se ha ganado el título de Denominación Origen. Aunque lo cierto es que el grueso de las actividades están entre los días 20 y 24 de abril en el que disfrutaremos de maridaje de productos, catas, degustaciones, etc. Y como no, el famosos showcooking de la mano de blogueros gastronómicos y cocineros. Incluso, podremos contar con una cata comentada como viene siendo habitual del propio Consejo Regulador de la DO Queso de los Ibores.

Y por supuesto, no nos quedaremos sin probar una amplia variedad de tapas con queso de los Ibores en las taperías y restaurante de la ciudad de Cáceres.

Conozcamos las particularidades del queso de los Ibores

El queso de los Ibores se elabora en las comarcas cacereñas de los Ibores, Las Villuercas, La Jara y Trujillo a partir de leche cruda de cabra de las razas Verata, Serrata, Retinta y sus cruces. Ha ganado multitud de premios que le han coronado como referencia en la gastronomía extremeña y nacional.

Un sólo bocado es suficiente para reconocer un sabor único y exquisito de este queso mantecoso, conseguido a base de paciencia en los procesos de maduración y con una materia prima privilegiada como es la leche de cabra que pasta libremente entre valles, encinas y alcornocales entre otras vegetaciones de la comarca cacereña.

Así que ya sabes, este mes toca ponerse las botas con el exquisito Queso de los Ibores.

¡Que aproveche!