Nuestra Feria de Cáceres y sus tardes de toros

Este año la Feria de Cáceres ha estado muy animada,  la gente ha disfrutado muchísimo con tanto “maestro” lidiando en el coso cacereño durante varios días. En el recinto ferial sin embargo, se disfrutaba de otro tipo de cosas: el reencuentro con los amigos, el baile, los “cacharritos” llenos de colas para dar vueltas y vueltas. Por unos minutos todo se ve diferente desde tan alto, y la vida gira más rápido, más luminosa, que en la realidad del día a día.

Cómo todos los años siempre hay un momento al que ir al recinto ferial y cumplir con todos los tópicos gastronómicos. Y es que ¿quien no ha osado comprar unos churritos recién hechos y dar buena cuenta de ellos con el chocolate por la tarde?, ¿quién no ha probado ese vino dulzón con el barquillo que entra que da gusto y que sube a la cabeza rápidamente?. No me quiero olvidar del algodón de azúcar que a todos los niños les apasiona, por supuesto lo más grande posible y de un color rosa rabioso, azul, verde,…. Azúcar en vena  para todo el mes en una sola dosis… ¡todo para adentro sin pensarlo! entre risas y gritos de felicidad comen esta bomba sin  parar.

Y para rematar la noche ¿quien no ha comido en las ferias el pollo asado con las patatas?

Pues si, la feria es eso, mucho ruido, risas, diversión y también repetir cómo todos los años las buenas costumbres, aquellas que forman parte de nuestros recuerdos de infancia y que habitan en lo más profundo.

Volver a la feria con mi madre y brindar con vino dulzón recordando a mi padre es un recuerdo bonito de estos días.

Ahora toca recordar los buenos momentos de estos cuatro o cinco días. El próximo año…..MÁS


Experiencias gastronómicas: un fin de semana en Oporto

Viajar a Portugal es un placer, ir a Lisboa al menos dos veces al año es cita obligada. Esta vez, sin embargo, hemos ido a conocer la segunda ciudad más importante de Portugal: OPORTO.

¡Me ha encantado! Una ciudad de gran belleza y llena de rincones maravillosos. Y es que callejear por Porto es muy recomendable: visitar la Llibreria Lello, subir a la Torre de los clérigos, entrar a la Capela das Almas, y disfrutar de un espacio tan coqueto cómo el de la Estación de trenes de San Benito con un hall dónde hay más de 20000 azulejos azules y blancos.

Comer bien y a  buen precio es también posible en Oporto, sin contar con la conocida “francesinha” el peor plato para una dieta saludable: un sándwich relleno de chorizo, filete de lomo, y mucho queso, bañado en una salsa portuguesa picante y fuerte. Fuera aparte de este conocido plato típico, hay cosas para degustar mucho más ricas e interesantes. Cualquier pescado o carne a la brasa que son estupendas y sobre todo algo de pulpo. Son unos artistas preparando pulpo en cualquiera de sus variedades. Estuvimos en un restaurante magnífico CAFEÍNA,  no paramos de  disfrutar de una comida riquísima y de un muy buen servicio de mesa. De entre todo los platos destaco el pulpo, con un fondo de patatas y espinacas y una sopa de rúcola muy interesante y con una presentación de diez.

¡ Todo más rico imposible!

Animaros a viajar y conocer el país de nuestros vecinos, ¡toda una experiencia!


El día de la madre, tanto que agradecer

Este día es uno de los más emotivos del año, el restaurante se llena de familias que celebran la presencia de las mejores madres, de las mejores abuelas, de las mejores MUJERES. El alboroto es enorme durante todo el día y la cafetería se llena de abrazos, sonrisas y mucho cariño. Las madres son las protagonistas durante unas horas en las que se les reconoce públicamente su labor. Al final de la celebración es raro que falte un regalo, un pequeño detalle: un precioso ramo de flores, una tarta, ese pañuelo lleno de colores alegres y, por supuesto, una copa de champán para brindar por las supermadres que todos, por suerte, tenemos.

¡Me encanta la energía positiva de todos nuestros queridos clientes! Les damos las gracia por compartir con nosotros tantas emociones buenas y enriquecedoras.

En ese día yo también festejo que mi madre sigue al pié del cañón, luchadora y fuerte, y cómo todas las super mamis, ayudando a sus hijos, a sus nietos, a toda la familia a tirar para adelante,…La generación de mujeres de los 40-50 con muy pocos medios económicos, lucharon y trabajaron para un futuro mejor, un futuro lleno de posibilidades para todos los que trabajaran duro. Y así lo hicieron.

Estoy cómo todos los hijos, orgullosa de mi super madre, siempre con los brazos abiertos para ayudarte, siempre allí dónde se necesita, y siempre recordándonos que mi padre y ella trabajaron mucho, muchísimo, para darnos lo mejor: estudios, educación, ….

¡Gracias madre!


La Semana Santa Cacereña, nuestro gran secreto

Se escucha a lo lejos un tambor entre las calles de piedra de la parte antigua de Cáceres, la gente corre para colocarse en un buen sitio y ver alguno de los pasos que con mimo llevan los hermanos de carga de las cofradías. Me encanta ver la emoción de los más peques por vestirse con su traje azul o morado, y la pasarela de  señoras muy dignas con su mantilla y su cirio todas de negro riguroso.

La ciudad está más cuidada que nunca, no en vano, esperamos que miles de turistas vengan a conocer aquello de lo que estamos orgullosos: nuestra ciudad monumental- Patrimonio de la Humanidad-, nuestra gastronomía, y sobre todo nuestra buena gente.

La Semana Santa de Cáceres es poco conocida a nivel nacional, pero las personas que han venido a verla siempre salen encantados por su sencillez y por el escenario tan maravilloso en dónde nuestros “pasos”  se lucen entre la iluminación tenue de un casco histórico maravilloso lleno de rincones por descubrir.

Pasear por nuestras calles escuchando al fondo alguna saeta y sobre todo el ruido de las horquillas que chocan con el suelo es de las experiencia más bonitas que se pueden vivir en Cáceres.; y comer un buen plato de migas o de potaje de vigilia, una buena carne de Retinto, un biscuit de higos,….

¡Feliz estancia en nuestra ciudad!