Nos encanta el pan de pueblo, ahora atrévete con el pan de ciudad

Nada mejor que un bocado de pan casero, recién sacado del horno y crujiente. Suena delicioso, ¿verdad? Pues vamos a ponernos “manos a la masa”, que hoy os contamos unos trucos y consejos para hacer pan casero, rico y sano.

Comenzamos por unos consejos para obtener una buena masa de pan casero:

  • Si vamos a hacer pan en invierno, tenemos que calentar el agua a unos 30ºC aproximadamente. Cuidado con que no supere los 35º C de temperatura, ya que mataría el fermento vivo de la levadura.

Por el contrario, si hacemos la masa en verano o en un sitio cálido, no es necesario calentar el agua.

  • Los ingredientes standars par hacer una pan básico, son: 750 gr. de harina de fuerza, media cucharada de sal, 450 cc de agua tibia, una cucharada de levadura seca (o 15 gr. de levadura fresca) y semolina o harina.
  • La mejor harina es la de fureza, para que suba mejor la masa y la textura sea más agradable. Esta harina, la venden en los supermercados.

Si vamos a usar levadura fresca, debemos mezclar bien con agua templada antes de unirla a la harina. Si por el contrario vamos a usar levadura de panadero seca, que suele venir en sobres, pues directamente la mezclamos con la harina.

  • Para conseguir que la masa sea elástica y suba mejor, debemos refinar la masa, estirándola bien como un cable de un par de dedos de grosor y la vamos retorciendo en forma de espiral y unimos los extremos. Se amasa de nuevo y repetimos la operación, para trabajar bien la masa sobre 10 minutos.
  •  A lo largo del amasado, si vemos que se pega mucho a la mesa, espolvoreamos un poco de harina a la superficie, pero en pequeña cantidad.
  •  Dejamos fermentar la masa en un bol tapado con film cerca del horno para que reciba el calor y el proceso sea más rápido. La masa debe subir al menos el doble de su volumen.
  1. Si queremos usar la masa para pizzas, tras esta fermentación, la estiramos y damos forma y se puede usar tal cual.
  2. Si queremos hacer bollitos, también le damos la forma tras la primera fermentación y los ponemos en una bandeja tapados con un paño y los volvemos a dejar subir antes de hornearlos.
  • Un truco para los panes rústicos, pizzas y foccacias, es usar sémola de trigo duro fina (semolina) para la mesa de trabajo y añadiremos también a la bandeja del horno.
  • Consejo para hornear la masa: poner en la base del horno un recipiente con agua para aumentar la humedad y lograr una corteza más fuerte.
  • Sabemos que el pan está cocido, si le damos golpecitos con los nudillos de los dedos y el pan suena hueco.

Si queréis saber más sobre pan casero os recomendamos seguir a Ibán Yarza y su blog  «Las memorias del pan». Pues hasta aquí estos consejos para hacer un rico pan casero. Con un poco de práctica y ganas, lograremos un pan, pan, de los de siempre.


El membrillo, endulza tu paladar durante todo el año

Queso_de_Irati_con_membrillo_y_nueces_-_jlastras

El membrillo, dulce de membrillo o carne de membrillo, es un dulce originario de España y Portugal, aunque también se cultiva en ciudades de Italia, como Sicilia o Lombardía. En Francia, Grecia y Turquía también se utiliza el membrillo en la gastronomía tradicional.

Para realizar esta deliciosa receta solo necesitamos:

Ingredientes:

– 1 kg de membrillos

– 2 Manzanas reinetas

– 750 gr de azúcar

– 1 Rama de canela

– 1 Chorrito de vino blanco

Elaboración:

Comenzamos lavando los membrillos y secándolos, para quitarles la pelusa. Los pelamos con un cuchillo (o pelador quien tenga) con un poco de paciencia. Una vez pelados, los troceamos junto a las manzanas (quitando las pipas y el rabito de estas).

Una vez tengamos ambas frutas troceadas, las introducimos en una olla y las cubrimos con el azúcar, dejando tapada la olla sobre 10 o 12 horas.

Cuando haya pasado el tiempo, ponemos la olla a fuego medio/alto hasta que coja calor, añadimos la rama de canela y cuando comience a hervir, vertemos por encima un chorrito de vino blanco y dejamos a fuego hasta que se evapore.

Después bajamos el fuego y removemos despacio para evitar salpicaduras, con una cuchara de madera para que no se pegue.

Poco a poco veremos como el membrillo se va deshaciendo y cambiando a color oscuro. El punto que nos indica que el membrillo está listo, es cuando la fruta queda deshecha y podemos dejar de pie la cuchara de madera en el centro de la olla.

Por último, quitamos del fuego la olla y trituramos la mezcla con la batidora y listo para guardar en botes de cristal o recipientes de plástico.

Consejos/tips para el dulce de membrillos:

– Para sacar el membrillo del molde sin que se rompa, pondremos el tupper tapado debajo del chorro de agua caliente. Después secamos bien y retiramos la tapa pasando la punta del cuchillo por el borde del membrillo y la pared del tupper, hasta que coja un poco de aire y se despegue para poder volcarlo en el plato o bandeja donde se quiera servir.

Para que el membrillo se conserve hasta un año para utilizarlo a lo largo de los restantes meses una vez elaborado sin prisa a consumirlo, hay que guardarlo en la nevera o en un lugar fresco como una bodega o una despensa fresca. 

Y disfruta de este rico manjar, ¿Con qué alimentos maridarías el membrillo?