El libro de cocina de Eustaquio Blanco “70 años, 70 recetas”

libro de cocina

Después de varios años con este precioso proyecto de libro sin rematar, Cáceres Capital Gastronómica 2015 y la Cosejería de Turismo, nos ha dado con su apoyo el último impulso necesario para rematar un libro que estaba casi terminado pero al que no conseguíamos poner fecha final. José María Ortiz, el autor del libro y yo nos reuníamos continuamente para ver aquellas cosas que nos faltaban para publicar el libro, pero ponerse una fecha límite ha ayudado mucho para dar el último impulso a este proyecto y sacar a la luz un libro que es algo más que un libro de recetas de cocina extremeña, porque cuenta la historia de mi padre en los fogones durante más de cincuenta años.

Ha sido un duro trabajo elegir entre las cientos de recetas que mi padre atesoró en cuadernos, apuntes, folios perdidos en libros de cocina,…y mi madre ha tenido que seleccionar algunas de las mejores recetas pero quedan en el tintero muchas más que, quien sabe, verán la luz más adelante. Le agradezco el inmenso esfuerzo emocional de tener que bucear entre tanto recuerdo sentimental, algo difícil por la pérdida de mi padre. Pero ahora nos queda la satisfacción de haber cumplido con una promesa que hice a Eustaquio Blanco hace años y que no acabada de cumplir.

Mi agradecimiento más sincero a todos los que han colaborado para que el libro esté ya publicado. Todos son amigos de mi padre y de mi familia y lo han hecho con un gran cariño y respeto.


Tomates de temporada ¡todo el año!

Cómo deshidratar tomates

La temporada de tomates está a la vuelta de la esquina y este año, vamos a aprovechar los excedentes, ¿cómo? Deshidratándolos, así que vamos a aprender cómo deshidratar tomates para envasarlos.

El tomate, rico en vitaminas, agua, antioxidantes y minerales entre otros, es un gran aliado en la cocina para multitud de platos, sean fríos o calientes, como ensaladas, tomates al horno, salsas, sopas, etc. y un gran ingrediente tanto de acompañamiento como de plato principal. Por lo tanto, es un alimento básico en la cocina mediterránea. Por ello, vamos a aprender a cómo deshidratar tomates, una técnica sencilla y práctica con la que cocinar platos exquisitos y disfrutar de tomates de temporada todo el año.

Conozcamos en primer lugar las claves para su preparación:

En primer lugar, debemos elegir si preferimos secarlos al sol o al horno. En cualquiera de los dos casos, vamos a lavarlos bien y secarlos con un paño. Los siguientes pasos son:

  • Cortar los tomates. Limpios y secos, cortarlos. Si son grandes en cuatro partes y si son cherry a la mitad.
  • Condimentar. En primer lugar echarle sal fina por todas las caras del tomate pero sin pasarnos. Incluso podemos también añadir algunas especias. El romero, la albahaca, el tomillo y el oréganos, las más recomendadas para el tomate.
  • Poner los trozos en una rejilla para que tengan aire por todos lados y apoyados sobre la parte de la piel.

Si decidimos deshidratarlos al sol, debemos escoger aquel lugar donde dé más tiempo el sol y en zonas que no llueva mucho. Podremos la rejilla sobre vasos o cualquier elemento que lo separe un poco de la mesa o el suelo para que le dé aire por debajo y lo cubriremos con un tul para evitar los insectos, asegurándonos que esté bien sujeta para que no se vuele con el viento. Durante la noche, es importante guardarlos para evitar que se humedezcan con el rocío. Este proceso durará unas 2-3 semanas. Cuando el tomate adquiere un color rojo intenso y ya no está pegajoso, nuestros tomates estarán perfectamente deshidratados.

En cambio, si preferimos hacerlo al horno, tendremos tomates deshidratados mucho antes. Debemos precalentar el horno a 50ºC- 60ºC y después introducir la rejilla con los tomates deshidratados. La duración dependerá del tamaño y la cantidad de tomates que tengamos en la rejilla, pero oscila entre las 4 y 10 horas. Y, al igual que en el proceso anterior, sabremos que están listos cuando adquieran un color rojo oscuro, estén endurecidos y dejen de estar pegajosos.

Una vez terminado, podemos consumirlos inmediatamente o dejarlo en el frigorífico varios. Lo ideal es conservarlos en botes de cristal con aceite de oliva y si queremos tenerlos todo el año, envasarlos al vacío al baño María.

Así que este año, prepárate para tomar tomates de temporada todo el año.


El guiso de garbanzos como los de antes

garbanzosLos guisos son la mejor opción para esta temporada de frío, son platos de toda la vida y que nuestras madres y abuelas siguen cocinando en el día a días. Entre estos guisos más conocidos dentro de la dieta mediterránea están los tradicionales cocidos, las patatas con bacalao, unas buenas fabes con almejas,… y es que los platos de cuchara son una delicia.

Aquí tenéis la receta de un guiso tradicional lleno de sabor, nuestro guiso de garbanzos. Os recomendamos utilizar garbanzos de buena calidad y que sean de la última cosecha, es un producto económico y la diferencia es considerable en el resultado final del plato.

Receta:

Tener los garbanzos a remojo desde la noche anterior. Cocerlos con un chorrito de aceite y laurel. Hay que controlar los tiempos de cocción para que no estén muy duros ni demasiado blandos.

Guisamos los callos ya previamente cocidos, de una manera tradicional, con pimiento rojo, verde en menor medida, cebolla y tomate natural.

El agua de la cocción de los callos se añadirá a los garbanzos que se guisarán con morcilla y un poquito de chorizo durante diez minutos a fuego lento.

¡Ya está! ¡De la cazuela, al plato!


¿Cómo envasar pimientos rojos?

pimientos rojosVamos con una de envasar, ¿no? Seguro que cuando vas a la frutería y ves estos pimientos tan gorditos rojos y brillantes, no puedes resistirte y comprarlos y más para aprovechar cuando hay una buena oferta. Pues si tienes excesos de pimientos en tu despensa, que no cunda el pánico, que aquí no se tira la comida, que no está bonito.

Envasar pimientos no es una receta difícil, todo lo contrario. La máxima dedicación está en asarlos, y mientras puedes ir haciendo otra cosa en la cocina.

Para envasar los pimientos rojos, necesitamos:

– 1 Kg. De pimientos

– Aceite

Pasos a seguir para asar los pimientos:

– Limpiamos bien los pimientos.

– Forramos la bandeja del horno con papel de aluminio y disponemos los pimientos encima.

– Precalentamos el horno a 180º

– Ponemos los pimientos en la bandeja, echamos un chorrito de aceite por encima de ellos y los metemos en el horno. Con la bandeja a mitad de altura.

– Lo dejamos cocer en el horno durante unos 45 minutos aproximadamente. (En ocasiones puede depender del tamaño de los pimientos, vigila de vez en cuando el proceso).

– Cuando pase el tiempo de cocción, retiramos la bandeja del horno y dejamos que se enfríen para pelar los pimientos.

Una vez tenemos los pimientos asados, preparamos la conserva:

  1. En un bote de cristal bien esterilizado (usar el lavaplatos por la temperatura que coge el agua, o bien en un cazo con agua a hervir metéis el bote y la tapa sueltos durante unos 20 minutos).
  2. Cortamos los pimientos a lo largo en tiras o cuadrados más o menos grandes según nos guste más.
  3. Ponemos los pimientos en el bote de cristal procurando que no nos queden espacios vacíos, hasta llenar el bote, que nos queden 2 dedos hasta arriba sin llenar.
  4. Una vez esté el bote lleno de pimientos, acabamos de rellenar, esos 2 dedos que nos faltan con aceite. Tapamos el bote bien fuerte, asegurandonos que queda cerrado herméticamente.
  5. Ahora preparamos un baño maría para hacer el vacío y poder conservarlo durante más tiempo los pimientos envasados.
  6. Por último, ponemos un cazo a hervir con agua, y ponemos el bote bien cerrado. El agua tiene que cubrir justo hasta donde empieza la tapa del bote. Dejamos hervir durante 30 minutos a fuego medio.

¡Listos! Ya tenemos los pimientos asados envasados y listos para consumir cuando nos apetezca o acompañar algún plato principal.